Los coffeeshops de Ámsterdam quieren evitar la prohibición de entrada a turistas