El péndulo de Foucault regresa al Panteón de París