Cabinas rojas de Londres ahora son verdes