Trieste, una escapada con encanto fronterizo