Típico de Londres: las cabinas rojas